lunes, agosto 01, 2016

extravíos

Para los extravíos, un trozo de papel,
una taza de café y algún recuerdo eterno.
Para los extravíos: una cápsula de soledad sedienta y repentina,
y una gota de pluma con tinta como lluvia.
Una tarde de marzo está bien.
Una noche de octubre.

Para los extravíos
-y cenotes de angustia-
una diosa de plata en el papel 
flotando en la laguna
llamándote insistente
bajo la lluvia del tiempo